2ª parte: en la primera parte de este artículo hablaré de la disposición de la cadera en hombres y mujeres y de la influencia que ésta ejerce cuando montan a caballo. En la segunda parte, acabaré relacionando este concepto con la explicación de los distintos tipos de monturas y de cómo la elección de la montura adecuada facilita al jinete o amazona la práctica de una disciplina hípica concreta.

Derivado de lo explicado anteriormente, podemos introducir cuales son las principales diferencias entre los distintos tipos de monturas inglesas. Nos centraremos en la silla de doma, la de salto y la mixta. Independientemente de los faldones, sus principales diferencias están en los distintos grados de inclinación del borrén trasero y de cómo esta inclinación afecta a la posición del jinete o amazona.

La silla de doma generalmente traba la posición de los estribos, bloqueando parte de su movilidad, y fija la posición de las piernas del jinete, que ya de por sí van retrasadas como consecuencia de la gran inclinación del borrén trasero de la silla. Con este tipo de montura, el jinete, para compensar el empuje hacia adelante que provoca la inclinación de la silla y no caerse encima del cuello del caballo, ha de forzar su espalda hacia atrás, provocando una posición en forma de < de su cuerpo, en el que tanto la espalda como las piernas van retrasadas. Llevar las piernas retrasadas permite a los jinetes que practican la disciplina de doma tener contacto continuado con el caballo a través de sus piernas, con la intención de favorecer la impulsión y el mantenimiento del ritmo necesarios para realizar los ejercicios. Cuidado, ya que muchos descuidan la posición baja de los talones.

Contrariamente, la silla de salto ofrece libertad absoluta en la posición de los estribos. Al tener el borrén trasero más bajo, permite que la cadena no se sitúe tan adelantada, facilitando que las piernas se coloquen de forma natural un poco por delante de la cincha. Junto a los talones bajos y el contacto con el caballo a través de los gemelos, este tipo de montura ayuda al jinete a mantener el equilibrio en el momento de la recepción. El borrén trasero más bajo de la silla de salto también ayuda, en el momento de la batida, a que la montura no toque con las nalgas del jinete que se está levantando, y en el momento de la recepción, a que las nalgas del jinete que se está sentando no toquen anticipadamente la silla, pudiendo provocar un posible impacto en el dorso del caballo.

La silla mixta, a medio camino entre los otros dos tipos de monturas, ofrece un equilibrio que permite a la mayoría de los jinetes y amazonas practicar de forma general cualquier tipo de disciplina, siempre y cuando profesores y alumnos tengan claros los conceptos. Por tanto, no soy partidario de que los alumnos noveles compren monturas especializadas.

Modelo: Andrea Closas Taberner.

Reivindico la equitación de base polivalente como la mejor equitación para iniciarse, sin sectarismos de ningún tipo. Un alumno que empieza no hace “doma” o “salto”, simplemente está aprendiendo a montar a caballo. Un uso inadecuado de un tipo de montura puede originar vicios de posición que más adelante pueden poner en riesgo la seguridad del jinete y la salud del caballo.